All for Joomla All for Webmasters

La lucha por un futuro mejor. Relatos de mujeres gitanas ribereñas

  • Viernes, 22 Marzo 2019
  • Visto 189
  • Etiqueta Libros

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el pasado 11 de marzo se presentó en Aranda de Duero el libro “La lucha por un futuro mejor. Relatos de mujeres gitanas ribereñas”, una obra en la que la movilización contra el silenciamiento y la discriminación secular de las mujeres tiene como portavoces a 60 gitanas de Aranda y Roa, voces que tradicionalmente han sido olvidadas y en muchas ocasiones estigmatizadas.

Estos relatos nos muestran que la estructura de poder y la discriminación en nuestras sociedades está marcada por el género, pero más aún por la “raza” y la clase social. Que sigue siendo necesaria la reivindicación de la igualdad entre las personas de ambos sexos; pero que, mientras que la perspectiva de género o feminista va calando en nuestra sociedad, la perspectiva de minoría o gitana o de equidad social y antirracismo todavía está muy poco presente en nuestros días. Estas mujeres cuestionan la discriminación de género, pero reivindican también la igualdad de oportunidades sin relegación por motivos étnicos. De hecho, una de las palabras que más se repite en todos los relatos es: “oportunidades” (tener las mismas oportunidades, que exista igualdad de oportunidades sin barreras sexistas ni racistas…).

Como poso de todos estos relatos queda evidente una denuncia hacia las desventajas socioeconómicas de muchas familias gitanas, motivadas por las dificultades que encuentran en el acceso al mercado laboral, en las que se conjugan la baja cualificación, la ausencia de redes de contacto o “enchufes” y los prejuicios raciales antigitanos. Este status subordinado tiene repercusiones en todos los ámbitos vitales y está conllevando, por ejemplo, que buena parte de las gitanas y gitanos de más de 50 años conserven pocas piezas dentales y que la esperanza de vida de los gitanos y gitanas españoles sea netamente inferior a la de la media de la población española, según evidencia una reciente investigación de la Universidad Jaume I de Alicante: “La comunidad gitana vive un promedio de 10 años menos que el conjunto de la sociedad española” (Nevipens Romaní, nº 637, 15-6-2018).

Paralelismo entre la discriminación machista y racista

A lo largo de estos relatos de arandinas y raudenses gitanas se puede apreciar cómo la discriminación machista y la discriminación racista guardan un estrecho paralelismo:

1) Son dos estructuras de discriminación que usan la diferencia biológica y/o cultural como justificación de los privilegios.

2) Ambas tienen unas raíces históricas de desigual reparto de poder y de oportunidades. 

3) Patriarcado y antigitanismo se basan en sesgos cognitivos: prejuicios y estereotipos, generalizaciones, naturalización de la desigualdad, descontextualización (no se considera la repercusión de la falta de oportunidades -históricas y presentes- sufridas por las personas en situación de exclusión), etc.

4) Existe también una analogía entre las consecuencias del patriarcado y las del antigitanismo:

  1. Asignación asimétrica y jerarquizada de expectativas, capacidades, roles y espacios según el sexo y/o etnia de las personas. Lo que es tanto como decir discriminación y desigualdad de oportunidades en los distintos ámbitos vitales.
  2. Encapsulamiento, confinamiento, segregación y barreras, guetización.
  3. Desconfianzas mutuas, desencuentro, desaliento en algunas mujeres y en miembros de la minoría étnica.
  4. Violencia machista o racista: verbal, psicológica y física.

 

En los testimonios de estas 60 mujeres se pueden percibir multitud de ejemplos de todos estos mecanismos sociales y psicológicos presentes tanto en la discriminación machista como en la racista. 

           

Necesidad de una perspectiva de minoría, gitana, antirracista     

Estas mujeres gitanas ribereñas nos hacen ver que tanto el movimiento por la igualdad de las mujeres o feminismo como el antirracismo son, en definitiva, dos formas de humanismo, de exigencia de equiparación de oportunidades vitales, de coherencia democrática. Este feminismo periférico o “decolonial” nos está interpelando a toda la sociedad y nos está urgiendo sobre la necesidad de una perspectiva de minoría, gitana, antirracista, que ponga en evidencia todos los mecanismos y justificaciones del antigitanismo y que impregne nuestras actuaciones. Y ello, tanto a nivel de relaciones cotidianas (convivir sin prejuicios ni discriminaciones), como a nivel estructural y político (que las políticas se rijan por el principio de igualdad de oportunidades y de compensación de las desigualdades).

            Terminamos con dos citas del libro:

“Yo quiero que haya igualdad entre payos y gitanos y luego cada uno que lleve sus tradiciones en su casa, pero con igualdad entre todos y con convivencia. Y también entre hombres y mujeres. Pero yo noto que se habla mucho de la necesidad de igualdad entre las personas de ambos sexos y de que no haya machismo y me parece fenomenal. Pero se habla mucho menos en contra del racismo, y es mucho más grave hoy la discriminación racista que la machista. Todos tenemos el mismo derecho”.

“En el caso de unir feminismo y comunidad gitana, se habla desde el total desconocimiento y nula empatía. […] Las mismas mujeres que se consideran feministas, que como colectivo en desventaja lucha por la igualdad, actúan de la misma manera que ellas denuncian: juzgando, observándonos desde el paternalismo, ignorando nuestra voz, minimizando el racismo que sufrimos”.

 

Referencia: AA. VV. (2019). La lucha por un futuro mejor. Relatos de mujeres gitanas ribereñas. Editado por la Concejalía de Acción Social, Mujer e Igualdad del Ayuntamiento de Aranda de Duero.

 

Texto: J. Eugenio Abajo

  • REA
    Asociarse
    Movilización Alcohol y Menores
    Revista COPOE
    COPOE

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y hacer un seguimiento analítico de las visitas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.